QUÉ HAY DE NUEVO?
Cargando...

Carlos Giménez convierte el libro 'La máquina del tiempo' de H.G. Wells en un tebeo



Nuestro dibujante favorito nos sorprende con la adaptación al cómic o tebeo de un libro que, como el nos explica, es uno de sus favoritos y que ademas de tanto que sabe del autor H.G. Wells, le ha resultado sencillo adaptarlo.

A continuación puedes ver el articulo de PILAR MARTÍN / EFE donde ademas Carlos habla sobre este nuevo álbum.

Es uno de sus libros "favoritos entre los favoritos" y "por fin" Carlos Giménez ha visto cumplido su deseo de convertir en tebeo ese pequeño libro que casi se sabe "de memoria", La máquina del tiempo de H.G Wells, a quien "por nada del mundo" ha querido "traicionar".

A sus 76 años este cronista madrileño de la historia de nuestro país, con tebeos como Paracuellos, Barrio o Los profesionales, ha visto cómo esta "pequeña y preciosa novela corta o cuento largo" que durante tantos años ha guardado en su estantería se ha transformado en sus manos en un tebeo en el que los Elois y los Morloks guardan toda la precisión que derrochan sus dibujos.

Como cuenta Giménez (Madrid, 1941) en el prólogo de esta adaptación publicada por Reservoir Books, se trata de uno de los trabajos "más bonitos de producir" a los que se ha enfrentado, pero también de los "más fáciles", de los que "menos esfuerzo" le ha costado, uno de los cómics con los que más ha "gozado" dibujando.

Tanto es así que, como confiesa, no ha necesitado documentación porque "sabía y comprendía perfectamente como eran los personajes, como eran las viviendas, como eran los paisajes...".

En La máquina del tiempo, H.G Wells narra la historia de un científico a finales del S.XIX que construye un vehículo que permite viajar a la denominada "cuarta dimensión", es decir, viajar en el tiempo. Y en uno de estos viajes que realiza, el científico llegará al año 802.701, donde en vez de encontrar una sociedad avanzada se enfrentará a una habitada por unos seres amantes de la belleza (los Eloi), pero también por unas siniestras criaturas (los Morlock).

"Solo espero haber sido capaz de trasladar al lector el mensaje de Wells sin traicionarle. Porque por nada del mundo quisiera traicionar a este grandísimo autor al que admiro y respeto muy por encima de la mayoría de escritores de su tiempo", afirma.

Aunque para Giménez, el autor británico no fue solamente "uno de los escritores precursores", junto con Julio Verne, de lo que luego se llamó literatura de ciencia ficción; sino que él mismo, "como individuo, como intelectual, fue un hombre anticipado a su época". "Como el viajero del tiempo de su novela, él también fue un hombre de futuro", resalta.

Pero Giménez destaca también la figura de Wells con afirmaciones como esta: "Desde la tribuna de sus libros y escritos periodísticos buscó y defendió la verdad y la libertad y combatió contra la hipocresía de la moral burguesa. Participó activamente en campañas a favor de la necesidad de educar a la Humanidad".

Y algo así ha hecho este maestro de maestros de la viñeta española, porque con su verdad, con la que él vivió desde que de niño tuvo que vivir en "aquellos hogares" de Auxilio Social, Giménez ha sido una de las voces más realistas sobre el pasado español. Como recordaba a Efe con motivo del lanzamiento de Crisálida el año pasado, Giménez no sabe cuál será el futuro de su profesión, ni siquiera sabía si tendría futuro. Pero tampoco le "preocupa demasiado".

"Eso lo dilucidarán los que vienen detrás. Pero me gusta mi profesión. Me gusta mucho. Dibujar es muy placentero y escribir es apasionante. Las dos cosas juntas es algo realmente estupendo", remarcó sobre este oficio que ha llevado a cabo en su "viejo piso" de la calle Atocha, una vivienda que luce en sus estanterías los libros que más le han "marcado", esos que le han "removido".