QUÉ HAY DE NUEVO?
Cargando...

Adiós a Leslie Nielsen (1926-2010), el chiquito yanqui

Permitidme la comparación, pero hablo en términos de cariño.
Por eso la noticia del fallecimiento deLeslie Nielsen me duele como a muchos de los que queríamos a este canadiense rey de las ’spoofs movies’. Nos dejó ayer a la edad de 84 años como consecuencia de una serie de complicaciones derivadas de una neumonía.
Pérdida irreparable de un actor encantador que demostró su valía en más de 100 películas, entre ellas las ’serias’ ‘Planeta Prohibido’ o ‘La aventura del Poseidón’, y que participó en unos 1500 shows de televisión a lo largo de su carrera, la cual se extendió durante más de 60 años.
Sin embargo, siempre será recordado como el absoluto amo del género de las cintas paródicas, una máquina en cualquier largometraje que llevará en su título español la coletilla de ‘… como puedas’.
Su incursión en el género empezó con ‘Aterriza como puedas’ (siempre me acordaré de su torta a la remanguillé en la escena de la pasajera histérica), aunque sólo como parte del reparto, para luego ser la estrella absoluta de la saga ‘Agárralo como puedas’, en su mítico papel de Frank Drevin, y de otros derivados (’Reposeída’, ‘Drácula, un muerto muy contento y feliz’, ‘Espía como puedas’, ‘Acampa como puedas’, ‘¡Vaya un fugitivo!’, ‘2001: Despega como puedas’, ‘Mr. Magoo’ o ‘Esquía como puedas’).


Su presencia en largometrajes del susodicho género llegó a ser icónica, imprescindible, siendo estrella de lujo en la franquicia ‘Scary Movie’, en ‘Superhero Movie’, y por supuesto en la patria ‘Spanish Movie’, cuyo encuentro ‘teasertrailiano’ con nuestro Chiquito de la Calzada pasará a los anales cinematográficos.
Nielsen tenía ese punto serio ideal pero a la vez cómico para papeles de esta clase, en los que la combinación de ambas facetas interpretativas daba carácter y credibilidad a las tramas, aunque luego fueran una locura padre. De ahí que se hiciera tanto de querer.
El referido reconocimiento y cariño se lo demostró Hollywood también con la estrella que luce su nombre en el Paseo de la Fama, concedida en el año 2002. Lo dicho, el chiquito yanqui. No se te olvidará.