QUÉ HAY DE NUEVO?
Cargando...

El Gobierno británico pide perdón por el Domingo Sangriento en el Ulster

La investigación concluye que las víctimas eran inocentes y el Ejército, culpable

El primer ministro británico, David Cameron, admitió ayer en los Comunes con pesadumbre que la famosa matanza del Domingo Sangriento -Bloody Sunday- en Irlanda del Norte, el 30 de enero de 1972, "ni estaba justificada ni es justificable" y se declaró "profundamente consternado" por lo que hizo aquel día el Ejército británico. A partir de las conclusiones del llamado Informe Saville, que empezó sus trabajos hace 12 años y publicó sus conclusiones ayer, Cameron aceptó que los 14 manifestantes muertos a tiros por el Ejército británico en Derry -como la gran mayoría conoce a la oficialmente llamada Londonderry- eran inocentes. 


- Si has recibido este correo mediante un mensaje de correo, y no lo ves correctamente pulsa sobre "MAMOMO" en la parte inferior, para poder verlo en su formato original.